PUBLICATIONS

Tecnología y liderazgo

Por: José German Mejía Fichman.

 

Demolieron la biblioteca Henry Meyer Memorial Library de la Universidad de Stanford. La biblioteca era un imponente edifico de cuatro pisos y tenía casi una manzana de área construida. Después de casi 50 años de construida la reemplazará un parque que complementa el entorno campestre que caracteriza a la universidad. La decisión se tomó porque adecuarla a los nuevos códigos sismo resistentes requería $45 millones de dólares. Al ver las fotos de las grúas derribándola sentí pesar y una pérdida importante. Fue uno de mis espacios de estudio y consulta que estaba abierto 24 horas cuando estudié allí.

Luego pensé que la demolición no deja de ser un simbolo de los cambios profundos que trae la tecnología y que nos modifican de manera profunda la vida. La demolición en su violencia refleja lo radical del cambio que la era digital impuso en este caso en el espacio de la información y las publicaciones. Toda la información que una vez se alojaba en Meyer seguro está ya digitalizada y disponible más ampliamente en forma virtual.

post2Es innegable que la tecnología contribuye a la divulgación y democratización del conocimiento y a un costo muy inferior. Sin embargo, aún tiene limitaciones importantes en otros contextos. El placer de tener en las manos un libro, la posibilidad de apreciar un incunable, el deleite de hojear manuscritos originales, son todas cosas que aun no las puede reemplazar la tecnología.

En las comunicaciones pasa algo similar. El mundo digital hace posible comunicarnos de manera inmediata y a bajo costo. Hoy estamos conectados en muchas formas con muchas personas y nuestro modo de comunicarnos se ha transformado por estos nuevos medios. Las decisiones son más rápidas y somos más productivos. Sin embargo, la tecnología aun no puede reemplazar el valor de una comunicación personal cara a cara. La calidad de una conversación presencial permite construir relaciones y acuerdos mas fuertes y claros que las video conferencias. Las reuniones presenciales son esenciales en la construcción de equipos y el desarrollo de la confianza entre sus miembros.

El desafío de los líderes modernos es poder aprovechar todas las ventajas de la innovación sin perder de vista las limitaciones o trade-offs que hacemos en su adopción.