PUBLICATIONS

Conózcase y Poténciese como Líder

Por: Natalia Spinel. 

 

Saber establecer y mantener buenas relaciones interpersonales es cada vez más importante en el mundo de los negocios. Conocerse y saber como interactuar pueden ser la diferencia entre un negocio cerrado y una oportunidad perdida.

El desarrollo de cualquier empresa esta basado en relaciones. Relaciones con las personas con las cuales se trabaja, relaciones comerciales con los clientes, relaciones para conseguir nuevos negocios. El saber entender a las personas y el cómo tratarlas se vuelve entonces una parte vital para la estrategia de cualquier empresa.

Es un hecho indiscutible que todos tenemos distintas personalidades que nos mueven a evitar ciertas actividades y a buscar otras. Por ejemplo, el presidente de una compañía puede prestarse para ser el maestro de ceremonias de la fiesta de fin de año, pero no es capaz de hacer una lista de tareas a realizar a principios de la semana y seguirla fielmente. Una persona puede pasar todo un fin de semana en silencio, pero no puede leer más de un libro al tiempo. Cada persona tiene su propia forma de ver el mundo, haciendo que cada uno tenga una forma particular de relacionarse.

Si estas diferencias las enmarcamos en el ámbito de las relaciones humanas, vale la pena preguntarse entonces, ¿cómo nos preparamos para interactuar con quiénes tienen una visión distinta del mundo? La clave parece estar en descubrir nuestras preferencias reales. Al identificar lo que preferimos podemos manejarnos mejor con nosotros mismos, y de esta manera podemos entender mejor a los otros, generando relaciones que nos permitan conseguir un mayor control en las interacciones y así alcanzar mejores resultados.

Descubrir las preferencias

Carl Jung, un reconocido psicólogo suizo, sugirió en su trabajo “Tipos Psicológicos” que las personas tienen preferencias distintas, lo que les da una perspectiva diferente de las situaciones. Según Jung, a medida que cada individuo logre entender sus perspectivas personales, las actitudes que gracias a ellas proyecta y las diferencias que tiene con los demás, podrá avanzar en la comprensión de sí mismo y logrará entender mejor a los demás.

En otro de sus trabajos, Jung acuñó los términos “Extroversión” e “Introversión” para explicar la forma en que las personas tienen diferentes preferencias frente al interés que muestran por el mundo “exterior”, como término opuesto al mundo “interior”. Según el psicólogo, un individuo que es extrovertido necesita poner atención a su lado interior, lo que lo hace buscar la introversión en algunos momentos. La teoría también funciona de manera inversa.

Estos postulados de Jung, reconocido también por haber sugerido que había dos formas de tomar decisiones: la racional, basada en un análisis lógico, imparcial y objetivo, y la emocional, más subjetiva y comprometida; fueron retomados por la empresa escocesa Insights Discovery.

Teniendo como base estas ideas, la empresa desarrolló un sistema en que las preferencias personales se traducen en energías. Y como estas energías no se pueden ver, el sistema usa cuatro colores para distinguir las energías que mejor nos describen, como también las que menos lo hacen.

Cuatro Estilos Básicos de Liderazgo

La metodología está diseñada para ayudar a personas y organizaciones a aumentar su productividad, mejorar sus comunicaciones y lograr relaciones exitosas dentro de las empresas, como también con sus clientes. Esta herramienta ayuda a los equipos a entender mejor las dinámicas interpersonales en sus contextos laborales y así comenzar a trabajar de manera más abierta y coordinada.

Con esta metodología se busca conocer las características de personalidad y liderazgo que cada individuo posee. Para esto, es necesario contestar un cuestionario que tiene como fin crear un perfil personalizado de cada individuo.

Las preguntas de este cuestionario se basan en preferencias conductuales tales como: decidido y dominante, conciliador y reservado, amigable y dinámico, minucioso y detallista, confiable y moderado, estratégico y exigente, leal y organizado, expresivo y optimista, entre otras.

A partir de las respuestas que de la persona, el perfil muestra cuál es su estilo de liderazgo preferido y lo relaciona con una energía y un color. El estilo de liderazgo basado en Resultados Estratégicos es el Rojo Fuego, en Visión es el Amarillo Solar, en la Gente es el Verde Tierra y el basado en la Información es el Azul Mar.

Rojo Fuego – Determinación a la Acción y Dirección

Son personas basadas en estrategia y resultados, con un alto nivel de energía y de carácter extrovertido. Por lo general se orientan a la acción y están constantemente en movimiento. Son individuos realistas, positivos, firmes y seguros de sí mismos. Su relación con los demás suele ser directa y muchas veces autoritaria.

Amarillo Sol – Visión Clara e Inspiradora

Los individuos que tienen este tipo de liderazgo poseen un carácter fuertemente extrovertido, radiante y amistoso. Son personas optimistas y se preocupan de mantener buenas relaciones con los demás. Disfrutan de la compañía de los demás y se acercan a ellos de una manera persuasiva, en términos de igualdad, transmitiendo claramente un deseo de sociabilidad.

Verde Tierra – Relación Individual y Apoyo

Orientados hacia la gente y sus valores, son personas que poseen un carácter introvertido y que busca la profundidad en las relaciones humanas. Generalmente son pacientes, calmados y preocupados por los demás. Buscan que otras personas confíen en ellos y defienden lo que valoran con una determinación callada y persistente.

Azul Mar – Pensamiento, Introversión y Reflexión

Enfocados en la información, tienen la habilidad de crear estructuras, procesos y análisis detallados. Son personas que aspiran a conocer y comprender el mundo que los rodea. Les gusta pensar antes de actuar y mantienen normalmente una postura imparcial y objetiva. Valoran la independencia y la inteligencia.

Vale la pena aclarar que nadie posee una sola energía. Todos somos una mezcla de colores, entre los cuales unas energías son más poderosas que otras. Por eso las personas se ubican en alguno de los colores. Al descubrir nuestras preferencias, podemos incluso trabajar en el desarrollo e incremento de las que no tengamos y nos sean necesarias. Todo hace parte de un proceso de auto-conocimiento donde el real ganador es cada individuo.

A medida que la persona se vaya conociendo, empieza a potenciar sus preferencias y a tratar de suplir las habilidades que no tenga a través de aprendizaje.

Lo relevante de esta metodología es entender que el conocimiento nos genera poder de acción. Lograr entendernos a nosotros mismos es el primer paso para comenzar a trabajar en nuestro propio desarrollo. Lograr entender a quienes nos rodean y adaptarnos a la manera legitima de ser de otros, nos permite mantener relaciones humanas positivas y constructivas, como también nos permite coordinar tareas eficientemente, gracias a la mejora en las comunicaciones. Ya es historia tratar a los otros como le gustaría a uno que lo traten. Hoy, lo efectivo es tratar a los otros como ellos quieren ser tratados.

*Basado en el artículo “Conocimiento es Poder” de Adolfo Valderrama Porter.